¡BIENVENIDOS AL BLOG DEL TALLER LITERARIO DESPERTARES!

Bienvenidos al blog del TALLER LITERARIO DESPERTARES de la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso" de Morteros, Córdoba, República Argentina.

Este blog se inicia el 14 de junio de 2011 para publicar los trabajos de los participantes del taller, que funciona en la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso".

Ilustración de la cabecera: "El desván de la memoria" de José Manzanares, creador de sueños, artista plástico de Linares, Jaén, España.

Seguidores

miércoles, 19 de julio de 2017

305. LOS CÁTAROS / Una religión muerta

                                   

Una religión muerta

Herederos de doctrinas gestadas en la evolución de los tiempos, los cátaros, palabra de etimología griega que quiere decir “puros”, hicieron valer su presencia en el Languedoc, sur de Francia, en el transcurrir del primer milenio D. C.
Región independiente que adquirió importancia cuando quienes la habitaban, al hacer uso de los recursos naturales con que contaban, crearon un activo comercio y una sobresaliente calidad en el trabajo de su artesanía, apreciada por culturas foráneas que llegaban de las rutas del comercio. Se presume que los esenios formaron parte de esa comunidad, cuando en el año I D. C. debieron abandonar Jerusalén.
En lo espiritual era una forma de religión al estilo de los primeros católicos, sostenida en el tiempo, en tanto que en el cristianismo romano y el ortodoxo griego se iban relajando las costumbres morales.
Sabiduría primigenia que provenía de doctrinas de Egipto, Caldea y Grecia, y que ayudaba al hombre a liberarse de la esclavitud de los deseos del cuerpo, en su lucha continua entre el Bien y el Mal.
En las jerarquías para la administración del territorio, los obispos católicos del Languedoc debían comprometerse a no caer nunca en pecado y se los  nominaba “Perfectos” y, veganos convencidos, no consumían ningún producto derivado de animales, siendo más liberales con la voluntad del resto de sus adeptos.
Conservaron en su estilo de vida, leyes de esencia romana que en el tiempo fueron reformando. Hicieron desaparecer la servidumbre y le otorgaron a la mujer cátara un lugar en la sociedad, donde gozaba de los mismos derechos que el hombre. Reverentes de María Magdalena, la que acompañó a Jesús en vida, elevaron su recuerdo a los altares. Sostenían que la igualdad en el valor de una persona, radicaba en sus méritos y no en su cuna de origen.
Su convivencia con otras culturas los llevó a crear la primera Universidad de la historia, donde cohabitaban cristianos, árabes y judíos: la Universidad de Montpellier, pionera en el arte de la medicina, cuando la Iglesia Católica de entonces, imponía restricciones para el estudio del cuerpo humano.
Las innovaciones en sus costumbres sociales, generaron un estilo de vida molesto de tolerar por las altas jerarquías políticas y eclesiásticas europeas, de donde emanaban las leyes, que vieron peligrar sus status.
A finales del siglo XII y principio del XIII la región católica del Languedoc fue considerada en herejía por la iglesia de Roma, enviando a su ejército a la Cuarta Cruzada, una lucha abierta contra los sacerdotes y adeptos cátaros.
En una de esas escaramuzas, en el año 1209, el invasor Amalric ante la incapacidad de separar a los católicos de los cátaros, de los alrededor de 5 mil a 6 mil personas que se habían refugiado en la iglesia de Santa Magdalena, ordenó se los matara a todos pronunciando el célebre apotegma “Matadlos a todos que Dios reconocerá a los suyos”.
Hacia 1320 la mayoría de los líderes cátaros habían sido quemados por herejes y el catarismo jamás fue capaz de recuperarse.
Con el tiempo, otra doctrina contestataria, la luterana, tuvo la fuerza de separase de Roma, cosa que no sucedió con el movimiento cátaro que se convirtió en una religión muerta.

1 comentario:

MARTA ALICIA PEREYRA BUFFAZ dijo...

¡Qué bueno, Esperanza! ¡¡Ya sos una bloguera consumada!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...